Cómo escoger y comprar aguacates frescos

Cómo saber cuando un aguacate fresco está maduro

Los aguacates frescos no maduran en el árbol, sino que maduran o se “ablandan” después de ser cosechados. Los aguacates frescos se distinguen de otras variedades de aguacates porque cambian de color cuando están maduros, del verde oscuro a un morado oscuro casi negro. Si bien el color de la cáscara puede ayudarte inicialmente a escoger un aguacate fresco, éste no siempre es el mejor indicador de que están maduros. La estaba de maduración se determina, en última instancia, por la consistencia. El color a veces puede confundirte porque el aguacate “se ablanda” a un ritmo variante, independientemente del color.

¿Cuáles son los indicadores de cada etapa de maduración?
COLOR + CONSISTENCIA


Aprende a escoger los mejores aguacates frescos, paso a paso:

Paso 1 – Al comparar aguacates frescos, pon atención al color de la cáscara para detectar si hay algunos más oscuros que otros. Los de cáscara más oscura podrían estar más maduros que los aguacates de cáscara más clara. Examina el exterior del aguacate para detectar abolladuras, ya que esto puede indicar que la fruta está dañada.

Nota: El color del aguacate no siempre indica maduración. Los aguacates maduros ceden a presión firme y suave.

Paso 2 – Coloca el aguacate en la palma de tu mano.

Paso 3 – Aprieta suavemente evitando usar la punta de los dedos, ya que esto puede dañarlos. Sigue los consejos abajo sobre cómo juzgar la etapa de maduración según la consistencia.







Verde No está maduro

MADURARÁ EN: 4-5 DÍAS

Si el aguacate no cede al presionarlo suavemente, se considera que todavía está “duro” y madurará en un par de días. Los aguacates duros son de color verde claro y son perfectos para recetas o eventos que tengas planeados para dentro de 4 a 5 días, cuando ya van a estar perfectamente maduros para comer. Mantén estos aguacates a temperatura ambiente (65-75 grados Fahrenheit). Colócalos dentro de una bolsa de papel café junto con un plátano o una manzana para acelerar el proceso de maduración.



Firme Pronto estará maduro

MADURARÁ EN: 1-2 DÍAS

El aguacate que está pronto a madurar puede variar en color, por lo que es mejor juzgar por su consistencia también. Los aguacates que están prontos a madurar se sienten un poco suaves pero aún firmes, no ceden a presión leve. Si se cortan, la semilla será difícil de quitar y la pulpa será muy firme y difícil de moler. Los aguacates firmes estarán listos para comer en uno o dos días si se dejan a temperatura ambiente (65-75 grados Fahrenheit).



Maduro Listo para comer

MADURARÁ EN: 0 DÍAS

Si el aguacate cede al presionarlo firme y suavemente, es señal de que está maduro y listo para comer. Los aguacates maduros, listos para comer generalmente tienen la cáscara oscura, pero el color puede variar, por lo que es mejor juzgar por su consistencia también. Se sentirán ligeramente suaves, pero no aguados. Los aguacates maduros son perfectos para comer el mismo día. Se deben almacenar en el refrigerador si se planean comer en un día o dos para desacelerar el proceso de maduración y evitar que se pudran.



Pasado No comer

MADURARÁ EN: VENCIDOS

Si el aguacate se siente aguado o muy blando al tacto, podría tener abolladuras profundas y la pulpa sería amarilla oscura o café. Cuando la fruta está demasiado madura o incluso pasada despide un olor rancio, que algunos describen como olor a “calabaza”. Para disfrutar de los aguacates es mejor no comerlos cuando están pasados.


No Puedes Apurar el Amor… ¿O Sí?

Una guía para madurar aguacates

Tanto en el amor como con los aguacates, el momento oportuno lo es todo. Asegúrate de seguir estas sugerencias para disfrutar cada rodaja nutritiva.





Cómo comprar aguacates con anticipación para un evento


Puedes comprar aguacates verdes duros con 4 ó 5 días de anticipación para un evento.

Los aguacates frescos maduros que ceden a presión leve deben comerse en el plazo de uno a dos días. En cambio, para eventos a realizarse más allá de ese plazo, compra aguacates firmes. La fruta dura o verde puede tardar cuatro o cinco días para madurar a temperatura ambiente, ideal para celebraciones que tendrán lugar dentro de unos días. Simplemente, toma la precaución de vigilarlos para asegurarte que el calor de tu cocina no los haga madurar demasiado rápido. Si comienzan a ceder a presión leve, colócalos en el refrigerador para desacelerar el proceso de maduración.